SUSTRACCIÓN DE MENORES
   
LEY ORGÁNICA 9/2002, de 10 de diciembre, de modificación de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, y del Código Civil, sobre sustracción de menores. (B.O.E. núm. 296, 11-12-2002).
LA REINTRODUCCIÓN DEL DELITO DE SUSTRACCIÓN DE MENORES EN EL CP
El comúnmente llamado delito de “secuestro de menores” fue desterrado de nuestro ordenamiento con la entrada en vigor del Código Penal de 1995. El legislador optó por no incluir en su texto ninguna figura autónoma similar a la que se recogía en los arts. 484 y ss. del viejo Código de 1973, y por dispensar, eso sí, una especial tutela a los menores e incapaces víctimas de los delitos de detención ilegal o secuestro a través de la técnica de la agravación específica de la pena.

En este contexto legal, la evidente atipicidad de las conductas referidas a la sustracción o retención de los hijos por parte de uno de los cónyuges en los supuestos de separación, nulidad o divorcio (conductas sólo susceptibles de generar supuestos de desobediencia del art. 556 CP) abrió pronto el debate entorno a si sería preciso o no la reincorporación al CP del delito de sustracción de menores como tipo delictivo con sustantividad propia.

La publicación de la L.O. 9/2002 ha venido a poner punto final a esta polémica. En su virtud, se castigan no sólo la propia sustracción del menor por sus progenitores, sino también la inducción al menor a abandonar su domicilio familiar o a la persona que ostente su custodia. Asimismo, se aumenta el abanico de posibles culpables, “históricamente” limitado al padre o la madre, hasta alcanzar a los familiares (v.g. ascendientes del menor y a los parientes del progenitor hasta el segundo grado de consanguinidad), quienes podrán ser condenados en los mismos términos que los progenitores en caso de incurrir en cualquiera de las conductas constitutivas de sustracción. En cuanto a la penalidad, el delito autónomo se castiga con la pena de prisión de 2 a 4 años, de tal suerte que podrá ser perseguido por la INTERPOL fuera de las fronteras españolas. No obstante, también se contemplan una cláusula de exención de responsabilidad, aplicable cuando, en el plazo de 24 horas, quien sustraiga al menor de cuenta del paradero de éste y prometa devolverlo, y una atenuación de la pena para los casos en que se produzca la restitución del menor en los primeros 15 días.

ENTRADA EN VIGOR
Suprimido el período de vacatio legis, tiene lugar el 12 de diciembre de 2.002.
MODIFICACIONES DE ORDEN PENAL Y PROCESAL-PENAL:
1
Se añade una nueva sección dentro del Capítulo III del Título XII del Libro II del Código Penal bajo la rúbrica «De la sustracción de menores». A ella se incorpora un nuevo y único artículo con el número 225 bis y la siguiente redacción  
«1. El progenitor que sin causa justificada para ello sustrajere a su hijo menor será castigado con la pena de prisión de dos a cuatro años e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de patria potestad por tiempo de cuatro a diez años.

2. A los efectos de este artículo, se considera sustracción:
1.° El traslado de un menor de su lugar de residencia sin consentimiento del progenitor con quien conviva habitualmente o de las personas o instituciones a las cuales estuviese confiada su guarda o custodia.
2.° La retención de un menor incumpliendo gravemente el deber establecido por resolución judicial o administrativa.

3. Cuando el menor sea trasladado fuera de España o fuese exigida alguna condición para su restitución la pena señalada en el apartado 1 se impondrá en su mitad superior.

4. Cuando el sustractor haya comunicado el lugar de estancia al otro progenitor o a quien corresponda legalmente su cuidado dentro de las veinticuatro horas siguientes a la sustracción con el compromiso de devolución inmediata que efectivamente lleve a cabo, o la ausencia no hubiere sido superior a dicho plazo de veinticuatro horas, quedará exento de pena.
Si la restitución la hiciere, sin la comunicación a que se refiere el párrafo anterior, dentro de los quince días siguientes a la sustracción, le será impuesta la pena de prisión de seis meses a dos años.
Estos plazos se computarán desde la fecha de la denuncia de la sustracción.

5. Las penas señaladas en este artículo se impondrán igualmente a los ascendientes del menor y a los parientes del progenitor hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad que incurran en las conductas anteriormente descritas”
2
Se adiciona un nuevo párrafo al art. 224 CP con el siguiente contenido:
«En la misma pena incurrirá el progenitor que induzca a su hijo menor a infringir el régimen de custodia establecido por la autoridad judicial o administrativa.»
(Ver redacción definitiva del art. 224 CP)
3
Se modifica el art. 622 CP, que queda redactado en los siguientes términos:
«Los padres que sin llegar a incurrir en delito contra las relaciones familiares o, en su caso, de desobediencia infringiesen el régimen de custodia de sus hijos menores establecido por la autoridad judicial o administrativa serán castigados con la pena de multa de uno a dos meses.»
4 Se añade un segundo párrafo al art. 788.2 LECrim del siguiente tenor:
«En el ámbito de este procedimiento, tendrán carácter de prueba documental los informes emitidos por laboratorios oficiales sobre la naturaleza, cantidad y pureza de sustancias estupefacientes cuando en ellos conste que se han realizado siguiendo los protocolos científicos aprobados por las correspondientes normas.»
(Ver redacción definitiva del art. 788 LECrim)
5 Se suspende la aplicación de la Ley Orgánica 5/2000, de 12 de enero, reguladora de la responsabilidad penal de los menores, en lo referente a los infractores de edades comprendidas entre los 18 y 21 años, hasta el 1 de enero de 2007.